ricardosaiz.com

Instituto Tramontana

Todo empezó este verano, volví a sentir esa sensación de desmotivación en el trabajo, la mayor parte de mi jornada laboral la estaba dedicando a unas tareas que no me llenaban -soy desarrollador Front End- y cada hueco que encontraba, no podía evitar abrir Figma y ponerme a rediseñar productos que tenemos en la empresa donde trabajo.

Una tarde, revisando el Timeline de mi cuenta de Twitter, el cual tampoco uso en exceso, encuentro un Tweet, donde se anuncia el Instituto Tramontana de la mano de Javier Cañada. ¿Javier Cañada? ¿Tendrá algo que ver con lo que yo conocía antiguamente como Programa Vostok? Pues si..

Ese mismo día hablando por teléfono con Sara, le comento lo que significa: quien es Javier, qué era el Programa Vostok, y lo genial que sería tener algo así en Barcelona. A lo que ella, apoyandome como siempre, me dice: -¿Y si envías la solicitud?. Yo respondí con risa nerviosa y un: -Si claro, pero es que es muy difícil... yo..." y ella me devuelve el tópico que probablemente más he oído en mi vida: -"El no ya lo tienes, no pierdes nada".

Si, tiene razón... no pierdo nada.

Todo empieza a suceder.. Envío la solicitud, concretamos la entrevista por conferencia y intento transmitirle toda mi ilusión y ganas.

El mes siguiente, después de una larga espera, me encuentro con mi nombre entre los 12 seleccionados para cursar el Programa profesional de Diseño de Interacción... soy parte de la primera edición del programa, no te voy a engañar, me emocioné un poco, una media hora más o menos.

Y es por este motivo, por el que han cambiado esas tres cosas que comentaba en el Post de Bienvenida, y por el que tengo la ilusión muy alta como para manter también este proyecto de reflexión y escritura.

Este viernes empieza todo... ¡¡No puedo tener más ganas!!

Muchas gracias a Javier por el voto de confianza, y sobretodo a Sara, por todo.

Post escrito con esta canción de fondo:

Volver al blog